HIPERTENSIÓN

Qué es la hipertensión arterial?
El aparato cardiovascular se podría comparar a un sistema de conductos por donde fluye un líquido que es impulsado por una bomba.
Por lo tanto, la sangre fluye por el interior de nuestras arterias y venas (conductos) debido a que el corazón actúa a modo de una «bomba» impulsándola con una determinada presión
Esta presión es lo que conocemos como presión arterial (PA) y es imprescindible para que la sangre se distribuya por los diferentes órganos del cuerpo. Existen unos niveles de presión óptimos, que son aquellos en los cuales los diferentes tejidos del organismo reciben el flujo de sangre necesario en cada momento.
Si la PA se encuentra por debajo de este nivel hablaremos de hipotensión, y si ésta es muy baja es posible que algunos órganos no reciban la cantidad de sangre suficiente.
hta1
Sin embargo, cuando la PA supera los niveles óptimos estaremos hablando de hipertension arterial (HTA); y, en este caso, también el riego sanguíneo puede verse afectado por otros motivos. La HTA somete a las diferentes estructuras del sistema cardiovascular (corazón y vasos) a una tensión superior, lo que acaba produciendo lesiones en las arterias, que se vuelven rígidas y disminuyen su diametro, con lo que disminuye la cantidad de sangre que puede pasar a través de ellas. Simultáneamente, el corazón -para vencer la resistencia que supone la presión arterial elevada- necesita aumentar su masa muscular y por ello crece de tamaño. A la larga, este aumento de tamaño -que se denomina hipertrofia ventricular izquierda (HVI)- no es suficiente para vencer la resistencia de la PA elevada, y el corazón acaba entrando en insuficiencia cardiaca, dilatándose.
Fundación Española del Corazón
Componentes del sistema cardiovascular
El sistema cardiovascular es una estructura relativamente cerrada que se compone de corazón, arterias y venas.
Corazón. Situado en el centro y a la izquierda del tórax, está dividido en cuatro cavidades: dos derechas (aurícula y ventrículo) y dos izquierdas (aurícula y ventrículo). Las aurículas y ventrículos están comunicadas entre sí a traves de válvulas: tricúspide para las derechas y mitral para la izquierda. En condiciones normales las cavidades derechas e izquierdas no se comunican entre ellas (figura 1.2).
La sangre es expulsada desde el ventrículo izquierdo hacia la arteria aorta, desde donde se reparte al resto del organismo por las diferentes ramificaciones arteriales.
hta2Una vez que los diferentes tejidos y órganos del cuerpo han sido oxigenados y nutridos (figura 1.3) , esta sangre menos oxigenada es recogida por las venas y enviada a la aurícula derecha, desde donde pasa al ventrículo derecho. Desde éste, es expulsada por la arteria pulmonar hacia los pulmones, dónde se oxigena de nuevo, pasando desde las venas pulmonares hasta la aurícula izquierda, y de esta al ventrículo izquierdo iniciandose así de nuevo el ciclo. La función del corazón es bombear la sangre que le llega procedente de las venas hacia las arterias para distribuirla por el organismo. Su correcto funcionamiento depende de dos factores:
La cantidad de sangre que expulsa en cada latido (gasto cardiaco), la cual a su vez depende de: a) el volumen de sangre contenido en su interior que será bombeado hacia las arterias; es lo que se llama volumen sistólico (VS); y b) el número de veces que se contrae en un tiempo determinado; es lo que llamamos frecuencia cardiaca (FC) que se expresa habitualmente por minuto.
hta3
La fuerza con la que expulsa la sangre en cada latido; es lo que denominamos contractilidad.
Arterias. Vasos o conductos por los que la sangre procedente del corazón se reparte por todo el organismo. Son unas estructuras con una pared fuerte, que tienen la propiedad de contraerse y dilatarse en función de las necesidades.
Venas. Conductos de paredes más delgadas y menos fuertes que las arterias cuya función es recoger la sangre de los tejidos y devolverla al corazón a la aurícula derecha.
¿Cómo se regula la presión arterial (PA)?
La presión arterial no se mantiene constante a lo largo de todo el día: varía en función de las necesidades del organismo de una hora a otra, de un minuto a otro e incluso de un latido respecto de otro.
Esto implica necesariamente la existencia de una serie de mecanismos muy finos que permitan ajustar en cada momento la PA. Y conviene recordar de qué factores depende la presión según la siguiente fórmula : Presión arterial = GC / RP En ella, GC es el gasto cardiaco (la cantidad de sangre que se expulsa hacia las arterias) y RP son las resistencias periféricas (el grado de dilatación de las arterias).
Si el gasto cardiaco aumenta, manteniéndose constantes las resistencias periféricas, aumenta la cantidad de sangre en un mismo «volumen de recipiente (arterias)» y la presión aumenta. Si, en cambio, las resistencias aumentan -debido a vasoconstricción- el diámetro de las arterias disminuye y por tanto se reduce «el volumen del recipiente», con lo que si se mantiene el mismo volumen de sangre el resultado final es una elevación de la PA (figura 1.4).
En los casos contrarios, se producirá obviamente un descenso de la presión arterial.
hta4
Es muy importante recordar la fórmula anterior: es muy sencilla y explica intuitivamente la regulación de la presión. Sin embargo, como ya hemos comentado previamente, esta fórmula se puede complicar: tanto el gasto cardiaco como las resistencias periféricas se regulan por diferentes factores que revisaremos a continuación.
El gasto cardiaco depende del volumen sistólico, la frecuencia cardiaca y la contractilidad. Podemos considerar que estos factores estan controlados por el sistema nervioso autónomo (una parte del sistema nervioso sobre el que no tenemos un control consciente). Así, cuando estamos ante una situación de estrés, se activa el sistema nervioso autónomo que libera adrenalina, la cual estimula la contractilidad del corazón, eleva la frecuencia y aumenta el volumen sistólico. Es la situación típica en la que estamos nerviosos, notamos el corazón (palpitaciones) y el pulso se dispara. Como resultado final se eleva la PA. Sin embargo, cuando estamos relajados se activa el componente parasimpático del sistema nervioso autónomo, que produce los efectos inversos: estamos tranquilos, el corazón late más lento y la PA baja.
Los mecanismos arteriales para regular la PA dependen de que se contraigan o dilaten, lo que se traduce en una reducción o elevación de la presión arterial. El que se produzca un efecto u otro depende de una serie determinada de factores:
a) sistema nervioso autónomo. Al igual que sobre el corazón, cuando estamos en una situación de estrés la adrenalina liberada actúa sobre las arterias y hace que se contraigan los vasos: aumenta la presión arterial. En situaciones de relax, se produce el efecto inverso.
b) la presencia de diferentes elementos como el calcio interviene también sobre las arterias, de modo que el bloqueo de este elemento produce dilatación y reduce la presión arterial.
c) diferentes hormonas del organismo. Entre estas, conviene destacar por su importancia la angiotensina, que produce vasoconstricción y aumenta la presión: o Hasta ahora hemos comentado la regulación de la PA desde el punto de vista de la bomba (corazón) y el continente o conductos (arterias), pero no hemos dicho nada acerca del contenido (sangre).
Pero independientemente de los otros factores, la presión puede variar en función de que aumente o disminuya el volumen de sangre. Y en este punto interviene de forma decisiva el riñón, que regula la cantidad de líquido del organismo. Actúa fundamentalmente sobre la cantidad de sodio y agua de modo que si tomamos mucha sal, ésta retiene agua y aumenta el volumen, y el riñón es el encargado de eliminar este exceso. Igualmente si la ingesta de agua es excesiva o si, por el contrario, perdemos mucha agua: el riñón se encarga de retener dentro del organismo sal y agua para que la presión no baje.
Esto lo podemos comprobar fácilmente en verano, cuando un exceso de sudoración puede producirnos una pérdida de líquido lo suficientemente grande como para bajar la PA y sentirnos débiles y mareados si no reponemos ese agua.
Comportamiento de la Presión Arterial
Como hemos comentado, la presión arterial varía prácticamente a cada instante para ajustarse a las necesidades del organismo. Pero manejando un período de 24 horas podemos conocer aproximadamente el comportamiento de la presión arterial durante el día. Las cifras más altas de presión suelen producirse a primeras horas del día, sobre las 10-12 horas. La presión, sin embargo, ya empezó a subir desde minutos antes de despertarse.
Después de media mañana, la PA suele bajar un poco, para elevarse de nuevo a primeras horas de la tarde (16-18 horas). Desde entonces y hasta la hora de dormir, suele descender paulatinamente. Durante el sueño, la PA alcanza las cifras más bajas de todo el día, y comienza a elevarse poco antes de despertar, reanudándose así el ciclo (figura 1.6).
hta5
Sin embargo, este esquema general puede verse alterado. Así, las personas que tienen turno de noche en sus trabajos tienen cifras más elevadas durante las horas laborables y más bajas por el día cuando descansan.Es decir: el descanso y sobre todo el sueño son los principales factores que reducen la PA. Además, no hay que olvidar que las diferentes situaciones de estrés que tenemos a lo largo del día producen elevaciones transitorias de la presión arterial, que pueden incluso ser muy llamativas y que se normalizan cuando cesa la situación desencadenante.
Componentes de la Presión Arterial
La presión arterial está compuesta por la sistólica o PA máxima y la diastólica o PA mínima (ambas se expresan en mm. de mercurio).
La PA sistólica corresponde al momento en el cual el corazón expulsa la sangre contenida en su interior hacia la aorta y el sistema arterial. Equivale, más o menos, al momento en el que nosotros al palpar el pulso percibimos el latido.
La PA diastólica corresponde justo al instante previo a que el corazón expulse de nuevo el volumen de sangre procedente de las venas.
Tanto la PA sistólica (PAS) como la diastólica (PAD) son igual de importantes e igual de trascendentes sus efectos nocivos cuando se elevan.
Fundación Española del Corazón
¿ Qué es la Hipertensión Arterial ?
Cuando su médico le comunica que padece Hipertensión arterial , usted se pregunta que es . La hipertensión arterial es una enfermedad crónica , es decir , que dura para toda la vida y que necesita de un tratamiento farmacológico seguido de unas recomendaciones dietéticas e higiénicas .
La hipertensión produce un aumento de las cifras de la tensión , la tensión o presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos . Para medir este valor , se recurre a dos cifras , el valor más alto es la presión sistólica o máxima (se produce cuando el músculo cardiaco se contrae y expulsa la sangre de los ventrículos hacia los vasos sanguíneos) ; el menor valor es la presión diastólica (se produce cuando el musculo del corazón se relaja y entra de nuevo sangre al corazón) .
Cuales son los valores normales :
Si tomamos las medias de todos los grupos de edad obtenemos una presión sistólica de 120 mm de Hg. y una presión diastólica de 80 mm de Hg.
La Organización Mundial de la Salud considera que 140/90 mm de Hg es el límite superior de la normalidad . Los valores superiores a 160/95 mm de Hg son índices de hipertensión .
Causas de la Hipertensión Arterial :
Sólo el 10 % de los casos está determinada la causa , una vez tratada la enfermedad base la hipertensión mejora .
El resto de los casos , 90 % , se desconoce la causa exacta , se cree que se deben a diversos factores de riesgo , y con frecuencia al estilo de vida de la persona . Un factor de riesgo es el exceso de peso, se calcula que el 50 % de obesos son hipertensos . Los hábitos alimentarios también juegan un papel importante, el excesivo consumo de sal puede provocarla .
También el estrés, las emociones, las tensiones y preocupaciones constantes en el trabajo y del hogar pueden producirla. La falta de ejercicio físico y sedentarismo, y el exceso de consumo de alcohol, pueden aumentar las cifras .
Cuidados para reducir las cifras de tensión :
1 .- Tomar la medicación indicada de forma correcta , no olvidarse de tomarla a diario o abandonar el tratamiento por nuestra cuenta .
2.- Tomar una dieta pobre en sodio.
No tome los siguientes alimentos por su elevado contenido en sodio
Sal de cocina o de mesa
Carnes saladas , ahumadas y curadas .
Pescados Ahumados y secos .
Moluscos y caviar .
Productos de Charcutería .
Quesos muy curados .
Pan y biscotes con sal .
Aceitunas y salazones .
Frutos secos .
Conservas .
Condimentos y salsas saladas .
Caldos preparados y sopas de sobre .
Recomendaciones para que la dieta hiposódica sea aceptada por el enfermo :
1.- La presentación debe de ser inmejorable para estimular las secreciones gástricas .
2.- Los modos de cocción al vapor , a la plancha , guisados y estofados .
3.- La cocina sin sal es insípida , es necesario tomar ciertos recursos para que sea más apetitosa , utilizar potenciadores del sabor como : ácidos (vinagre y limón) , aliáceos (ajo , cebolla , puerros) , especias (pimenta , pimentón , curry , azafrán , canela) , hierbas aromáticas (albahaca , hinojo , tomillo , laurel , menta , perejil , romero , etc … ) .
4.- Utilizar aceites con sabor , como el de oliva . El vinagre y el aceite pueden ser aromatizados con estragón o hierbas finas .
3 .-. Si tiene exceso de peso , reduzca el consumo de dulces y grasas . Consuma abundantes frutas y verduras y ensaladas .
4.- Tome una dieta rica en potasio , ya que favorece la excrección urinaria del sodio . Tómese un plátano al día .
5.- Disminuya o suprima el consumo de alcohol .
6.- Deje de fumar , no le beneficia .
7.- Disminuya el consumo de bebidas estimulantes como el café , té y colas .
8- Practique ejercicio de forma continua y moderada .
9.- Relájese y combata el estrés . Conduzca con calma , duerma bien , olvide las preocupaciones y realice ejercicios de relajación .
10.- Evite el colesterol y los ácidos grasos saturados (grasas animales) y cámbielos por los ácidos grasos poliinsaturados , sobre todo los omega- 3 (que aparecen en los aceites vegetales como el de oliva .
José Raúl Dueñas Fuentes Diplomado Universitario en Enfermería
PRESIÓN ARTERIAL ALTA : LA MUERTE SILENCIOSA
La presión arterial es algo que todos tenemos y necesitamos tener. Sin la presión arterial la sangre no podría circular en nuestro organismo.
Y, sin la circulación sanguínea, los órganos vitales no pueden recibir el oxigeno y nutrición que necesitan los tejidos para funcionar.
Es por esto que, es importante que usted se informe sobre la presión arterial y como mantenerla dentro de los límites normales
¿ Que es la presión arterial ?
Cuando late o palpita su corazón, bombea sangre hacia sus arterias creando presión en ellas. Esta presión (presión arterial) hace que la sangre circule por todas las partes del organismo.
Si usted es una persona sana, sus arterias son fuertes y elásticas.
En condiciones normales, su corazón late de 60 a 80 veces por minuto. Con cada latido manda una ola de sangre a sus arterias. Esto hace que la presión se eleve en las arterias. Por otra parte su presión baja cuando su corazón descansa entre latidos.
¿ Que es la presión alta ?
Presión sistólica, mide la presión que se produce en sus arterias mientras late su corazón.
Presión diastólica, mide la presión mientras su corazón descansa entre latidos.
La presión normal, debería ser 130/85 si usted es adulto. Si su presión sube por encima de este límite, usted tiene la presión alta.
Su presión puede cambiar de un momento a otro, con cambios de posición, con ejercicio o mientras duerme.
La presión alta no es “Tensión nerviosa” la gente con presión alta no tiene que ser exageradamente ansiosa, compulsiva o “nerviosa”. De hecho usted puede tener la presión arterial alta y no saberlo. La presión arterial alta usualmente no presenta síntomas. Por eso la llaman “la muerte silenciosa”
¿ Que causa la presión alta ?
Aproximadamente en el 90% de los casos se desconoce las causas. A este tipo se le llama Hipertensión primaria o esencial.
Se han encontrado unos factores que aumentan la posibilidad de que una persona desarrolle presión alta. A esto se le llama factores de riesgo
FACTORES CONTROLABLES
Obesidad
Consumir demasiada sal
Alcohol
Falta de ejercicio
Estres
FACTORES NO CONTROLABLES
Raza
Herencia
Edad
¿ Puede usted saber cuando esta alta su presión arterial.?
No. Definitivamente no. Por lo general no presenta síntomas. Por eso es tan peligrosa.
La única manera de saber si usted tiene la presión arterial alta, es hacerse tomar la presión arterial
¿ Como puede dañar a su organismo la presión arterial alta ?
Principalmente, aumenta la cantidad de trabajo de su corazón y de sus arterias. Como su corazón tiene que trabajar mas de lo normal por mucho tiempo, este tiende a agrandarse, y posteriormente puede ser difícil responder a las exigencias de su organismo.
A medida que usted envejece , sus arterias se endurecen y se hacen menos elásticas. Esto ocurre gradualmente en todas las personas, aunque no tengan la presión arterial alta. Pero con la presión arterial alta esto tiende a acelerarse.
El riesgo de un derrame cerebral también aumenta si usted tiene la presión arterial alta. La presión arterial alta no controlada puede también dañar sus riñones.
La presión arterial alta esencial no puede curarse, pero usualmente si puede controlarse. y sus efectos pueden prevenirse o reducirse si se trata y se controla a tiempo.
No tome la presión arterial alta a la ligera. Como promedio, cuando se comparan con la presión arterial alta no controlada con las personas con presión arterial alta controlada, las personas no controladas tienen:
Tres veces mas posibilidades de desarrollar enfermedades de las arterias coronarias.
Seis veces mas posibilidades de desarrollar insuficiencia cardiaca congestiva; y
Siete veces mas posibilidades de tener un derrame cerebral.
¿ Que se puede hacer con la presión arterial alta?
Dieta: reducir la ingesta de sal y el peso.
Ejercicio y diversión sana
Medicamentos: No olvidarse el nombre del medicamento, con que frecuencia tomarlo, cuando tomarlo, cuanto tiempo tomarlo, como guardarlo ,si hay una hora especifica del día en que debe tomarse.
Desafortunadamente, la presión arterial alta es una enfermedad que dura toda la vida. no se puede “curar”. pero no se desanime. Usualmente si se puede controlar. Una vez que usted ha empezado un programa de tratamiento, es mas fácil controlar su presión alta. Esto reducirá su riesgo de enfermedades como los ataques al cerebro y al corazón, la insuficiencia cardiaca y las enfermedades renales.
wyanez@cbd.com.pe
RECOMENDACIONES INTERESANTES
Aspirina y problemas coronarios
Hoy sabemos que la aspirina (ácido acetilsalicílico) es uno de los tratamientos más eficaces para disminuir en lo posible la aparición de problemas coronarios, sobre todo en los pacientes que ya los han presentado previamente. La dosis necesaria para conseguir este efecto es pequeña, entre 125 y 200 miligramos al día (téngase en cuenta que la aspirina normal de adulto es de 500 miligramos). En principio, si no hay contraindicaciones ni efectos secundarios, bajo el control de su médico, las personas que han presentado algún problema coronario deben tomar posteriormente aspirina de forma indefinida.
Por las nubes
Viajar en avión no es contraproducente para los pacientes con enfermedad coronaria, ya que las cabinas están presurizadas. Si el viaje es muy prolongado es recomendable que no permanezca mucho tiempo sentado y que se desplace en cortos paseos por el pasillo. Si no fuera posible andar, al menos haga movimientos de flexión y extensión de los pies para evitar problemas de trombosis en los miembros inferiores o de acumulación de líquidos (que pueden producir edemas). En el caso de llevar un marcapasos o un desfibrilador, enseñe su tarjeta de portador y procure no pasar bajo los arcos de seguridad de los aeropuertos o dejarse registrar con detectores de metales. Recientemente algunas compañías de aviación llevan un pequeño dispositivo de urgencia por si se produce alguna emergencia durante el vuelo.
Términos cardiológicos
Arteriosclerosis: Enfermedad de las arterias. Se debe al depósito en la pared de estos vasos de sustancias como el colesterol formando acúmulos localizados que estrechan y llegan a obstruir la luz del vaso.
Colesterol: Sustancia grasa existente en el organismo. Cuando existe en exceso tiende a depositarse en las paredes de las arterias, formando parte de la lesión de la arteriosclerosis.
Placa de Ateroma: Se trata de una lesión en la pared de la arteria que habitualmente produce un estrechamiento de la luz del vaso. Inicialmente contiene colesterol. A su nivel, hay tendencia a la formación de trombos o coágulos de sangre.
Isquemia: Disminución del aporte de sangre a un determinado territorio. Su consecuencia más importante es que se produzca una falta del aporte de oxígeno necesario para la vida celular. La isquemia severa y prolongada puede producir la muerte de los tejidos.
Isquemia miocárdica: Falta del aporte necesario de sangre a un territorio del corazón. Suele producir dolor en el pecho.
Angina de pecho: Dolor opresivo en el pecho producido por la isquemia miocárdica. Debe servir de aviso para detener la actividad física cuando se produce.
MÁS RECOMENDACIONES INTERESANTES
Conseguir que la persona que ha padecido una angina de pecho o un infarto agudo de miocardio lleve una vida normal es la finalidad de todo plan de tratamiento y para ello se recomienda:
Actividad física
Cuando haya sido dado de alta del hospital y su enfermedad esté controlada, es aconsejable la realización de ejercicio, ya que puede proporcionarle una serie de beneficios como:
- Mejoría de la capacidad física.
- Menor trabajo del corazón para un mismo grado de esfuerzo.
- Menor elevación del pulso y de la tensión arterial.
- Mayor tolerancia al esfuerzo.
- Disminución de las cifras de colesterol.
- Disminución del riesgo de trombosis.
- Disminución de la ansiedad y el temor.
Mejorar la capacidad del pulmón. Hacer marcha y bicicleta por terreno llano, a ser posible al aire libre, son los ejercicios más recomendables. Consulte con su cardiólogo la frecuencia y tipo de ejercicio que puede realizar; esto dependerá de] resultado de la prueba de esfuerzo. En general es conveniente hacer los ejercicios (pasear es el más habitual) al menos 3-4 veces por semana durante 1 hora.
Es aconsejable no hacer ejercicio físico hasta 2 horas después de las comidas. Deberá evitar el estrés y la exposición a temperaturas extremas (mucho frío, mucho calor), así como el hacer ejercicios violentos o isométricos (sin desplazamiento de masa muscular) que aumentan mucho el trabajo del corazón. Ejemplos de ejercicios isométricos son:
- El esfuerzo excesivo durante la defecación (puede necesitar un laxante).
- Cargar objetos pesados, niños, maletas, etcétera.
- Empujar contra algo duro (un coche, un armario) o tirar de un objeto muy pesado o una ventana atrancada. Levantamiento de pesos
Actividad laboral
La prueba de esfuerzo indicará si su capacidad física le permite volver a su trabajo habitual. En circunstancias normales, usted estará en condiciones de volver al trabajo a partir del segundo mes.
Actividad sexual Es un ejercicio físico al que se añade un componente emocional que aumenta el trabajo del corazón, elevando las pulsaciones y la tensión arterial.
No obstante, hay que recordar que el trabajo que se realiza es igual al de subir 2 pisos.
En caso de no existir contraindicación médica, es posible reanudar esta actividad a partir de la segunda semana de la fase aguda de su enfermedad.
Conducción de automóviles
Si usted no ha tenido complicaciones podrá utilizar su vehículo a partir de la cuarta-sexta semana, en ausencia de síntomas, evitando, al principio, los trayectos largos y siempre que la conducción no le represente una sobrecarga emocional. En caso de que la conducción sea una actividad laboral, se seguirán las indicaciones del médico, con las limitaciones que marque la Ley que las regula.
Modificación del comportamiento
Si usted padece enfermedad coronaria debe saber que si disminuye la tensión psicológica, si aprende a relajarse, evitará elevaciones indebidas de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial, así como alteraciones del ritmo del corazón. Por tanto no se obsesione con el tiempo ni con el trabajo, sea algo menos competitivo. Si es preciso, aprenda ejercicios de relajación.
Después de la cirugía coronaria
Las recomendaciones sobre la dieta y el control de los factores de riesgo (tabaco, colesterol, hipertensión, diabetes) son idénticas a las que se han señalado en el capítulo anterior.
Es posible que durante las primeras semanas, e incluso meses, aparezcan molestias en el pecho, poco intensas y pasajeras, que usted diferenciará claramente del dolor de angina de pecho. Muchas veces son simplemente un hormigueo y otras veces aparecen también en la herida de la pierna; esta zona puede quedar algo insensible durante un tiempo. Todo ello no tiene importancia ni reviste ningún peligro.
MÁS RECOMENDACIONES INTERESANTES
Hipertensión arterial.
La hipertensión arterial aunque sea ligera, aumenta el riesgo de presentar complicaciones coronarias. El diagnóstico definitivo y la valoración de su gravedad es competencia del médico.
La hipertensión se controla con las siguientes medidas:
* Pérdida del exceso de peso.
* Disminución o eliminación de la sal en la dieta.
* Aumento de la actividad física.
En ocasiones estas medidas no son suficientes, necesitando tomar medicamentos para controlar las cifras de la presión arterial. Si usted ha padecido alguna forma de enfermedad coronaria y tiene hipertensión debe controlársela con frecuencia
Diabetes.
La diabetes es una enfermedad en la que se eleva la cantidad de glucosa (azúcar) en la sangre. Se puede acompañar de alteraciones en los vasos sanguíneos. Está comprobado que la diabetes acelera el desarrollo de la enfermedad coronaria.
Si usted es diabético, siga las recomendaciones en cuanto a tratamiento, dieta y ejercicio, y mantenga las cifras de glucosa lo más cerca de los valores normales que pueda.
Exceso de peso.
El sobrepeso se suele acompañar de hipertensión y de aumento de colesterol, de ahí la importancia de mantener un peso corporal correcto.
Sugerencias para reducir el peso:
- Aumentar el ejercicio físico.
- Disminuir la cantidad de alimentos.
- Reducir harinas, dulces, grasas y alcohol.
- Aumentar el consumo de proteínas, frutas y verduras.
Estrés emocional.
El estrés tiene un efecto perjudicial sobre la evolución de la enfermedad coronaria, en especial como desencadenante de una angina de pecho o de infarto de miocardio.
El estrés debe ser controlado porque aumenta la frecuencia cardíaca y las necesidades de oxígeno del corazón.
Se deben evitar hábitos de vida y alimentos que produzcan ansiedad o tensión emocional. Si usted es “nervioso” no tome café ni alcohol.
No es fácil combatir la tensión emocional (estrés). Se suelen utilizar:
- Técnicas de relajación.
- Control de uno mismo (autocontrol).
Anticonceptivos (píldora).
Aumenta el riesgo de trombosis (formación de coágulos). Las fumadoras mayores de 35 años, si además padecen hipertensión o son diabéticas y con el colesterol elevado, sólo deben tomar anticonceptivos bajo control médico.
Alcohol y café.
El consumo moderado de alcohol (1 ó 2 vasos de vino al día) y café (1 ó 2 bebidas al día) no aumenta el riesgo de aparición y desarrollo de la enfermedad coronaria
MÁS RECOMENDACIONES INTERESANTES
Cómo evitar que progrese su enfermedad
Está bien demostrado que la aterosclerosis es una enfermedad influida por aspectos socioeconómicos y que su origen obedece a diversos factores.
La causa principal de la enfermedad no es bien conocida pero una serie de circunstancias parecen intervenir en su desarrollo. Son los denominados factores de riesgo que se encuentran con mayor frecuencia entre las personas que tienen enfermedad coronaria.
Los más importantes son:
* Hábito de fumar
* Colesterol elevado en sangre.
* Hipertensión Arterial
* Diabetes
* Otros (menores): exceso de peso, estrés, falta de ejercicio.
El conocimiento de los factores de riesgo y su importancia en el origen y desarrollo de la enfermedad nos abre la posibilidad de combatirla incluso antes de que produzca problemas, empezando ya en la edad infantil a evitarlos.
Otra situación diferente se plantea si usted padece ya la enfermedad coronaria. ¿Qué podemos hacer con los factores de riesgo en cada paciente concreto?. Tenemos datos suficientes para afirmar sin ningún género de dudas que se deben de controlar.
Hábito de fumar.
El consumo de tabaco disminuye el calibre de los vasos sanguíneos y aumenta la presión arterial.
Los fumadores tienen un riesgo elevado de presentar enfermedad coronaria y fallecen antes que los no fumadores. El riesgo de contraer la enfermedad es proporcional al número de cigarrillos que se fuma al día y al número de años con el hábito de fumar. El uso de filtros y de cigarrillos bajos en nicotina no ha demostrado disminución del riesgo. Los pacientes con enfermedad coronaria que dejan de fumar tienen menos recaídas y viven más años que los que continúan fumando.
Si usted es fumador, la actitud correcta a seguir no es discutible:
HAY QUE ABANDONAR EL TABACO
Colesterol elevado en sangre.
En pacientes coronarios el colesterol elevado favorece las recaídas.
El nivel de colesterol en sangre está condicionado por varios factores: la edad, la inactividad física, los antecedentes familiares y el consumo elevado de grasas ani-males y de sus derivados (mantequilla, queso, embutidos).
Una alimentación rica en calorías, grasas saturadas (las de origen animal) y colesterol (vísceras), es la causa más frecuente de la elevación del nivel de colesterol.
Mantener un peso corporal correcto y controlar los niveles de colesterol en sangre es imprescindible en toda persona con enfermedad coronaria.
Hay que disminuir el consumo de alimentos ricos en colesterol y grasas saturadas: yemas de huevo, leche completa y sus derivados (quesos y mantequilla), carnes grasas (cerdo), mariscos, embutidos y vísceras (sesos, hígado … ). Es recomendable la utilización de vegetales, legumbres, fruta, carnes magras, aves (sin piel), pescado de cualquier tipo (incluidos los azules), leche descremada y margarina vegetal. Para cocinar hay que utilizar aceites vegetales como el de oliva, girasol o maíz. En el apéndice puede encontrar más información sobre la dieta.
Aún en el caso de que usted tenga cifras normales de colesterol también se recomienda seguir este tipo de dieta.
El empleo de medicamentos para descender el colesterol (hipolipemiantes) es una decisión del médico que en ningún caso debe ser una excusa para abandonar el régimen dietético. En estos momentos, cada vez es más frecuente la utilización de este tipo de sustancias por su gran eficacia para lograr una cifras de colesterol adecuadas.
MÁS RECOMENDACIONES INTERESANTES
1. CONSEJOS PARA DEJAR DE FUMAR
- Escoja un día para dejar de fumar.
- Recuerde por qué quiere dejar de fumar y repítaselo día a día. “Hoy no voy a fumar”. No acepte como excusa para encender un pitillo el ” como voy a dejar de fumar…”.
- Tire a la basura todos los cigarrillos, encendedores y ceniceros.
- Tome agua, chupe hielo, mastique chicle sin azúcar o coma fruta en lugar de fumar.
- Manténgase activo. Si sale a caminar cuando tenga deseo de fumar, pronto se le pasará.
- Evite los lugares que le den deseo de fumar y pida a los que están a su alrededor que no fumen delante suyo.
- Si le ofrecen tabaco, responda: ” No gracias, yo no fumo”.
- Sea optimista. Si cede y se fuma un cigarrillo no se desanime. Recuerde lo que desea dejar de fumar y trate de dejarlo otra vez.
2. CONTENIDO EN COLESTEROL DE DIVERSOS ALIMENTOS
(mg./1 00 g.)
Sesos 2000
Yemas de huevos 1400
Higado 500
Riñon 400
Ostras 325
Mantequilla 300
Langosta 200
Nata 140
Carne de Buey 120
Grasa de Cerdo 110
Queso 105
Carne de Cerdo 80
Gallina 75
Cordero 70
Sardinas 70
Salmón 60
Bacalao 50
Leche 15
Leche Desnatada 3
Frutas 0
Cereales 0
3.Porcentajes de Acidos Grasos Saturados Aceites
Coco 92%
Mantequilla 60%
Sebo 54%
Tocino 43%
Pollo 33%
Soja 14%
Oliva 14%
Maiz 12%
Girasol 8%
4. CONSEJOS PARA LA COMPRA, PREPARACION Y CONSUMO DE CARNES, PESCADOS Y AVES
ESCOJA LAS CARNES MAS MAGRAS
- Seleccione los “cortes” con pocas vetas de grasa.
- Compre a menudo: pescado, pollo y ternera.
ELIMINE LA GRASA EN LA PREPARACION
- Recorte cuidadosamente las piezas eliminando la grasa y la piel p. ej. del pollo.
- Prepare las carnes y pescado preferentemente a la parrilla, cocida o asada.
- Elimine la grasa de las sopas y los caldos.
LIMITE LA CANTIDAD DE CARNE, PESCADO Y AVES
- Evite la yema de huevo en la dieta (una yema tiene 250-300 mg. de colesterol).
- Recuerde que 200 gr. de carne magra, pescado o aves contienen 250 mg. de colesterol.
5. DIETA PARA COMER “FUERA DE CASA”
En el MENU:
ESCOJA:
- Pescados.
- Pollo.
- Carne magra, asada o cocida y ser-vida sin jugo o salsas.
- Ensaladas.
- Cereales.
- Vegetales naturales.
- Pan corriente y panecillos.
- Sorbete, tarta o pasteles de “cabello de ángel”, gelatina, o mermeladas y frutas.
EVITE:
- Todos los alimentos fritos.
- Las carnes grasas, “vísceras y sesos”.
- Empanadas con grasa o productos grasos.
- Guisos y estofados.
- Quesos grasos (la mayoría …).
- Salsas.
- Mantequilla y margarina que no sea vegetal. – Nata y helados.
- Confitería, sobre todo si tiene abundantes azúcares y grasas.
- Nueces, avellanas, coco y chocolate.

0 comentarios:

Publicar un comentario