CONSEJOS 1

LA ALIMENTACIÓN SANA
Junto con el ejercicio regular, alimentarse de forma sana, variada y equilibrada, es uno de los factores más importantes que contribuyen positivamente a la buena salud general
Junto con el ejercicio regular, alimentarse de forma sana, variada y equilibrada, es uno de los factores más importantes que contribuyen positivamente a la buena salud general. Reducir la grasa de la alimentación, por ejemplo, puede disminuir el riesgo de padecer ciertos cánceres y ciertas enfermedades del corazón.
Estudios recientes muestran que también existe una relación positiva entre el mantenimiento de una alimentación sana y la reducción del riesgo de muerte prematura, con la consiguiente prolongación de la esperanza de vida.
“Reducir la grasa de la alimentación puede disminuir el riesgo de ciertas enfermedades del corazón”
Comer con la salud en la mente Los componentes más importantes de la alimentación sana son:
Coma diariamente una alimentación que ayude a la pérdida de peso o que permita mantener el peso dentro de los límites considerados como “ideales” o “saludables” para su sexo y estatura.
Elija una alimentación que sea pobre en grasas saturadas y colesterol (alimentos de origen animal) y moderada en la ingesta total de grasa.
Coma alimentos ricos en fibra.
Reduzca el número de calorías de la alimentación de los azúcares refinados.
Elija y prepare comidas con poca sal.
Beba diariamente la cantidad recomendada de agua: de 9 a 10 vasos de agua al día (aproximadamente 2 litros).
Si bebe alchol, hágalo con moderación: no más de una bebida alcohólica al día en las mujeres y no más de 2 en los hombres.
“Una alimentación sana es uno de los factores más importantes que contribuyen positivamente a la buena salud general”
Añadir más fibra a la alimentación:
Coma cereales y pan integrales.
Coma vegetales crudos; si los cocina, que no sea mucho, que queden tiernos.
No pele todas las frutas y los vegetales, en la piel hay mucha fibra.
Añada legumbres a las sopas y las ensalada.
Coma frutas y vegetales frescos, así como frutas secas, como higos y pasas.
“Una alimentación sana también reduce el riesgo de muerte prematura”
Reducir la grasa de la alimentación:
Menos del 30% del total de calorías diarias ingeridas a partir de los alimentos deberían venir de la grasa.
Cocine hervidos, asados, cocidos, al horno o al microondas; evite los fritos.
Sazone los vegetales y las carnes con hierbas y especias en lugar de utilizar salsas, mantequilla o margarina.
Elija leche desnatada o semi-desnatada en lugar de entera.
Elija el yogur natural desnatado o el queso fresco bajo en grasas en lugar de salsas y mayonesa. Coma menos yema de huevo, puede sustituir 1 yema de huevo por dos claras de huevo solas en el cocinado de postres.
No coma más de 2 o 3 huevos a la semana.
Elija los cortes de carne más magros y quiteles toda la grasa visible antes de cocinarlos.
Quite la piel del pollo antes de cocinarlo.
“Reducir la grasa de la alimentación puede disminuir el riesgo de ciertos cánceres”
Reducir el azúcar de la alimentación:
Lea las etiquetas, busque cualquiera de los siguientes azúcares que estén en primer o segundo lugar de la lista: jarabe de maíz, sucrosa, fructosa, glucosa, dextrosa, maltosa, lactosa, dextromaltosa, manitol, sorbitol, jarabe de malta, miel.
No tome bebidas dulces, sustitúyalas por agua o bebidas sin azúcar.
En el aperitivo tome frutas y vegetales frescos o frutas secas en lugar de galletas, pasteles, tartas y bocadillos.
RECOMENDACIONES INTERESANTES
Aspirina y problemas coronarios
Hoy sabemos que la aspirina (ácido acetilsalicílico) es uno de los tratamientos más eficaces para disminuir en lo posible la aparición de problemas coronarios, sobre todo en los pacientes que ya los han presentado previamente. La dosis necesaria para conseguir este efecto es pequeña, entre 125 y 200 miligramos al día (téngase en cuenta que la aspirina normal de adulto es de 500 miligramos). En principio, si no hay contraindicaciones ni efectos secundarios, bajo el control de su médico, las personas que han presentado algún problema coronario deben tomar posteriormente aspirina de forma indefinida.
Por las nubes
Viajar en avión no es contraproducente para los pacientes con enfermedad coronaria, ya que las cabinas están presurizadas. Si el viaje es muy prolongado es recomendable que no permanezca mucho tiempo sentado y que se desplace en cortos paseos por el pasillo. Si no fuera posible andar, al menos haga movimientos de flexión y extensión de los pies para evitar problemas de trombosis en los miembros inferiores o de acumulación de líquidos (que pueden producir edemas). En el caso de llevar un marcapasos o un desfibrilador, enseñe su tarjeta de portador y procure no pasar bajo los arcos de seguridad de los aeropuertos o dejarse registrar con detectores de metales. Recientemente algunas compañías de aviación llevan un pequeño dispositivo de urgencia por si se produce alguna emergencia durante el vuelo.
Términos cardiológicos
Arteriosclerosis: Enfermedad de las arterias. Se debe al depósito en la pared de estos vasos de sustancias como el colesterol formando acúmulos localizados que estrechan y llegan a obstruir la luz del vaso.
Colesterol: Sustancia grasa existente en el organismo. Cuando existe en exceso tiende a depositarse en las paredes de las arterias, formando parte de la lesión de la arteriosclerosis.
Placa de Ateroma: Se trata de una lesión en la pared de la arteria que habitualmente produce un estrechamiento de la luz del vaso. Inicialmente contiene colesterol. A su nivel, hay tendencia a la formación de trombos o coágulos de sangre.
Isquemia: Disminución del aporte de sangre a un determinado territorio. Su consecuencia más importante es que se produzca una falta del aporte de oxígeno necesario para la vida celular. La isquemia severa y prolongada puede producir la muerte de los tejidos.
Isquemia miocárdica: Falta del aporte necesario de sangre a un territorio del corazón. Suele producir dolor en el pecho.
Angina de pecho: Dolor opresivo en el pecho producido por la isquemia miocárdica. Debe servir de aviso para detener la actividad física cuando se produce.
MÁS RECOMENDACIONES INTERESANTES
Conseguir que la persona que ha padecido una angina de pecho o un infarto agudo de miocardio lleve una vida normal es la finalidad de todo plan de tratamiento y para ello se recomienda:
Actividad física
Cuando haya sido dado de alta del hospital y su enfermedad esté controlada, es aconsejable la realización de ejercicio, ya que puede proporcionarle una serie de beneficios como:
- Mejoría de la capacidad física.
- Menor trabajo del corazón para un mismo grado de esfuerzo.
- Menor elevación del pulso y de la tensión arterial.
- Mayor tolerancia al esfuerzo.
- Disminución de las cifras de colesterol.
- Disminución del riesgo de trombosis.
- Disminución de la ansiedad y el temor.
Mejorar la capacidad del pulmón. Hacer marcha y bicicleta por terreno llano, a ser posible al aire libre, son los ejercicios más recomendables. Consulte con su cardiólogo la frecuencia y tipo de ejercicio que puede realizar; esto dependerá de] resultado de la prueba de esfuerzo. En general es conveniente hacer los ejercicios (pasear es el más habitual) al menos 3-4 veces por semana durante 1 hora.
Es aconsejable no hacer ejercicio físico hasta 2 horas después de las comidas. Deberá evitar el estrés y la exposición a temperaturas extremas (mucho frío, mucho calor), así como el hacer ejercicios violentos o isométricos (sin desplazamiento de masa muscular) que aumentan mucho el trabajo del corazón. Ejemplos de ejercicios isométricos son:
- El esfuerzo excesivo durante la defecación (puede necesitar un laxante).
- Cargar objetos pesados, niños, maletas, etcétera.
- Empujar contra algo duro (un coche, un armario) o tirar de un objeto muy pesado o una ventana atrancada. Levantamiento de pesos
Actividad laboral
La prueba de esfuerzo indicará si su capacidad física le permite volver a su trabajo habitual. En circunstancias normales, usted estará en condiciones de volver al trabajo a partir del segundo mes.
Actividad sexual Es un ejercicio físico al que se añade un componente emocional que aumenta el trabajo del corazón, elevando las pulsaciones y la tensión arterial.
No obstante, hay que recordar que el trabajo que se realiza es igual al de subir 2 pisos.
En caso de no existir contraindicación médica, es posible reanudar esta actividad a partir de la segunda semana de la fase aguda de su enfermedad.
Conducción de automóviles
Si usted no ha tenido complicaciones podrá utilizar su vehículo a partir de la cuarta-sexta semana, en ausencia de síntomas, evitando, al principio, los trayectos largos y siempre que la conducción no le represente una sobrecarga emocional. En caso de que la conducción sea una actividad laboral, se seguirán las indicaciones del médico, con las limitaciones que marque la Ley que las regula.
Modificación del comportamiento
Si usted padece enfermedad coronaria debe saber que si disminuye la tensión psicológica, si aprende a relajarse, evitará elevaciones indebidas de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial, así como alteraciones del ritmo del corazón. Por tanto no se obsesione con el tiempo ni con el trabajo, sea algo menos competitivo. Si es preciso, aprenda ejercicios de relajación.
Después de la cirugía coronaria
Las recomendaciones sobre la dieta y el control de los factores de riesgo (tabaco, colesterol, hipertensión, diabetes) son idénticas a las que se han señalado en el capítulo anterior.
Es posible que durante las primeras semanas, e incluso meses, aparezcan molestias en el pecho, poco intensas y pasajeras, que usted diferenciará claramente del dolor de angina de pecho. Muchas veces son simplemente un hormigueo y otras veces aparecen también en la herida de la pierna; esta zona puede quedar algo insensible durante un tiempo. Todo ello no tiene importancia ni reviste ningún peligro.
MÁS RECOMENDACIONES INTERESANTES
Hipertensión arterial.
La hipertensión arterial aunque sea ligera, aumenta el riesgo de presentar complicaciones coronarias. El diagnóstico definitivo y la valoración de su gravedad es competencia del médico.
La hipertensión se controla con las siguientes medidas:
* Pérdida del exceso de peso.
* Disminución o eliminación de la sal en la dieta.
* Aumento de la actividad física.
En ocasiones estas medidas no son suficientes, necesitando tomar medicamentos para controlar las cifras de la presión arterial. Si usted ha padecido alguna forma de enfermedad coronaria y tiene hipertensión debe controlársela con frecuencia
Diabetes.
La diabetes es una enfermedad en la que se eleva la cantidad de glucosa (azúcar) en la sangre. Se puede acompañar de alteraciones en los vasos sanguíneos. Está comprobado que la diabetes acelera el desarrollo de la enfermedad coronaria.
Si usted es diabético, siga las recomendaciones en cuanto a tratamiento, dieta y ejercicio, y mantenga las cifras de glucosa lo más cerca de los valores normales que pueda.
Exceso de peso.
El sobrepeso se suele acompañar de hipertensión y de aumento de colesterol, de ahí la importancia de mantener un peso corporal correcto.
Sugerencias para reducir el peso:
- Aumentar el ejercicio físico.
- Disminuir la cantidad de alimentos.
- Reducir harinas, dulces, grasas y alcohol.
- Aumentar el consumo de proteínas, frutas y verduras.
Estrés emocional.
El estrés tiene un efecto perjudicial sobre la evolución de la enfermedad coronaria, en especial como desencadenante de una angina de pecho o de infarto de miocardio.
El estrés debe ser controlado porque aumenta la frecuencia cardíaca y las necesidades de oxígeno del corazón.
Se deben evitar hábitos de vida y alimentos que produzcan ansiedad o tensión emocional. Si usted es “nervioso” no tome café ni alcohol.
No es fácil combatir la tensión emocional (estrés). Se suelen utilizar:
- Técnicas de relajación.
- Control de uno mismo (autocontrol).
Anticonceptivos (píldora).
Aumenta el riesgo de trombosis (formación de coágulos). Las fumadoras mayores de 35 años, si además padecen hipertensión o son diabéticas y con el colesterol elevado, sólo deben tomar anticonceptivos bajo control médico.
Alcohol y café.
El consumo moderado de alcohol (1 ó 2 vasos de vino al día) y café (1 ó 2 bebidas al día) no aumenta el riesgo de aparición y desarrollo de la enfermedad coronaria
MÁS RECOMENDACIONES INTERESANTES
Cómo evitar que progrese su enfermedad
Está bien demostrado que la aterosclerosis es una enfermedad influida por aspectos socioeconómicos y que su origen obedece a diversos factores.
La causa principal de la enfermedad no es bien conocida pero una serie de circunstancias parecen intervenir en su desarrollo. Son los denominados factores de riesgo que se encuentran con mayor frecuencia entre las personas que tienen enfermedad coronaria.
Los más importantes son:
* Hábito de fumar
* Colesterol elevado en sangre.
* Hipertensión Arterial
* Diabetes
* Otros (menores): exceso de peso, estrés, falta de ejercicio.
El conocimiento de los factores de riesgo y su importancia en el origen y desarrollo de la enfermedad nos abre la posibilidad de combatirla incluso antes de que produzca problemas, empezando ya en la edad infantil a evitarlos.
Otra situación diferente se plantea si usted padece ya la enfermedad coronaria. ¿Qué podemos hacer con los factores de riesgo en cada paciente concreto?. Tenemos datos suficientes para afirmar sin ningún género de dudas que se deben de controlar.
Hábito de fumar.
El consumo de tabaco disminuye el calibre de los vasos sanguíneos y aumenta la presión arterial.
Los fumadores tienen un riesgo elevado de presentar enfermedad coronaria y fallecen antes que los no fumadores. El riesgo de contraer la enfermedad es proporcional al número de cigarrillos que se fuma al día y al número de años con el hábito de fumar. El uso de filtros y de cigarrillos bajos en nicotina no ha demostrado disminución del riesgo. Los pacientes con enfermedad coronaria que dejan de fumar tienen menos recaídas y viven más años que los que continúan fumando.
Si usted es fumador, la actitud correcta a seguir no es discutible:
HAY QUE ABANDONAR EL TABACO
Colesterol elevado en sangre.
En pacientes coronarios el colesterol elevado favorece las recaídas.
El nivel de colesterol en sangre está condicionado por varios factores: la edad, la inactividad física, los antecedentes familiares y el consumo elevado de grasas ani-males y de sus derivados (mantequilla, queso, embutidos).
Una alimentación rica en calorías, grasas saturadas (las de origen animal) y colesterol (vísceras), es la causa más frecuente de la elevación del nivel de colesterol.
Mantener un peso corporal correcto y controlar los niveles de colesterol en sangre es imprescindible en toda persona con enfermedad coronaria.
Hay que disminuir el consumo de alimentos ricos en colesterol y grasas saturadas: yemas de huevo, leche completa y sus derivados (quesos y mantequilla), carnes grasas (cerdo), mariscos, embutidos y vísceras (sesos, hígado … ). Es recomendable la utilización de vegetales, legumbres, fruta, carnes magras, aves (sin piel), pescado de cualquier tipo (incluidos los azules), leche descremada y margarina vegetal. Para cocinar hay que utilizar aceites vegetales como el de oliva, girasol o maíz. En el apéndice puede encontrar más información sobre la dieta.
Aún en el caso de que usted tenga cifras normales de colesterol también se recomienda seguir este tipo de dieta.
El empleo de medicamentos para descender el colesterol (hipolipemiantes) es una decisión del médico que en ningún caso debe ser una excusa para abandonar el régimen dietético. En estos momentos, cada vez es más frecuente la utilización de este tipo de sustancias por su gran eficacia para lograr una cifras de colesterol adecuadas.
MÁS RECOMENDACIONES INTERESANTES
1. CONSEJOS PARA DEJAR DE FUMAR
- Escoja un día para dejar de fumar.
- Recuerde por qué quiere dejar de fumar y repítaselo día a día. “Hoy no voy a fumar”. No acepte como excusa para encender un pitillo el ” como voy a dejar de fumar…”.
- Tire a la basura todos los cigarrillos, encendedores y ceniceros.
- Tome agua, chupe hielo, mastique chicle sin azúcar o coma fruta en lugar de fumar.
- Manténgase activo. Si sale a caminar cuando tenga deseo de fumar, pronto se le pasará.
- Evite los lugares que le den deseo de fumar y pida a los que están a su alrededor que no fumen delante suyo.
- Si le ofrecen tabaco, responda: ” No gracias, yo no fumo”.
- Sea optimista. Si cede y se fuma un cigarrillo no se desanime. Recuerde lo que desea dejar de fumar y trate de dejarlo otra vez.
2. CONTENIDO EN COLESTEROL DE DIVERSOS ALIMENTOS
(mg./1 00 g.)
Sesos 2000
Yemas de huevos 1400
Higado 500
Riñon 400
Ostras 325
Mantequilla 300
Langosta 200
Nata 140
Carne de Buey 120
Grasa de Cerdo 110
Queso 105
Carne de Cerdo 80
Gallina 75
Cordero 70
Sardinas 70
Salmón 60
Bacalao 50
Leche 15
Leche Desnatada 3
Frutas 0
Cereales 0
3.Porcentajes de Acidos Grasos Saturados Aceites
Coco 92%
Mantequilla 60%
Sebo 54%
Tocino 43%
Pollo 33%
Soja 14%
Oliva 14%
Maiz 12%
Girasol 8%
4. CONSEJOS PARA LA COMPRA, PREPARACION Y CONSUMO DE CARNES, PESCADOS Y AVES
ESCOJA LAS CARNES MAS MAGRAS
- Seleccione los “cortes” con pocas vetas de grasa.
- Compre a menudo: pescado, pollo y ternera.
ELIMINE LA GRASA EN LA PREPARACION
- Recorte cuidadosamente las piezas eliminando la grasa y la piel p. ej. del pollo.
- Prepare las carnes y pescado preferentemente a la parrilla, cocida o asada.
- Elimine la grasa de las sopas y los caldos.
LIMITE LA CANTIDAD DE CARNE, PESCADO Y AVES
- Evite la yema de huevo en la dieta (una yema tiene 250-300 mg. de colesterol).
- Recuerde que 200 gr. de carne magra, pescado o aves contienen 250 mg. de colesterol.
5. DIETA PARA COMER “FUERA DE CASA”
En el MENU:
ESCOJA:
- Pescados.
- Pollo.
- Carne magra, asada o cocida y ser-vida sin jugo o salsas.
- Ensaladas.
- Cereales.
- Vegetales naturales.
- Pan corriente y panecillos.
- Sorbete, tarta o pasteles de “cabello de ángel”, gelatina, o mermeladas y frutas.
EVITE:
- Todos los alimentos fritos.
- Las carnes grasas, “vísceras y sesos”.
- Empanadas con grasa o productos grasos.
- Guisos y estofados.
- Quesos grasos (la mayoría …).
- Salsas.
- Mantequilla y margarina que no sea vegetal. – Nata y helados.
- Confitería, sobre todo si tiene abundantes azúcares y grasas.
- Nueces, avellanas, coco y chocolate.

0 comentarios:

Publicar un comentario